Ay mi querida Xime, y después nos quejamos…